Limpiar la Plata en Casa. DIY

domingo, 21 de septiembre de 2014


IMPORTANTE: No sé si se puede usar este método con piedras preciosas o semipreciosas, esmaltes, resinas y demás pues son delicadas y cualquier método de limpieza de la plata, incluido este, son más o menos corrosivos por eso, YO NUNCA LO USO EN ESTOS CASOS

El otro día tocó limpieza de plata, lo que, en mi caso, quiere decir limpieza de pendientes. Buscaba uno para enseñárselo a unos amigos de Salamanca cuando vi que unos cuantos pares estaban oscuros y sin brillo, con esa suciedad que se le pone a la plata buena con el tiempo así que, ni corta ni perezosa, cogí todos los materiales que necesitaba y me puse manos a la obra:
  1. Un recipiente más o menos grande dependiendo de lo que vayáis a limpiar. Yo cogí una taza porque no me gusta maltastar papel de aluminio y limpié los pendientes de varias veces.
  2. Papel de aluminio: Es para lo único que utilizo este material en casa para generar la menor cantidad posible de residuos y, cuando acabo con él, VA AL CONTENEDOR AMARILLO. Esto es importante pues el aluminio se recicla en su totalidad.
  3. Bicarbonato sódico: que, además de para la acidez de estómago, sirve para lavar la ropa, blanquear los dientes, eliminar olores del frigo y, por supuesto, limpiar la plata.
  4. Agua caliente
  5. Cámara de fotos: bueno, esta solo ha hecho falta esta vez para hacer las fotos del tutorial. algo que se me ocurrió a tiempo y no como otras veces en las que pienso en ello cuando ya está todo limpio porque, aunque yo no vendo mucha plata, cuando lo hago, siempre le cuento esto a la gente pues es una forma barata, cómoda y bastante ecológica de limpiar la plata.
Estos son los pendientes antes del proceso:


Os dejo el detalle de unos en concreto que estaban muy sucios y que, no sé por qué, tardan más en limpiarse que otros.


La cosa es fácil fácil:

Envolvemos el interior del recipiente con papel de aluminio.


Añadimos el bicarbonato y el agua hirviendo (hará burbujas).


Introducimos los objetos de plata y removemos un poco


Los dejamos más o menos media hora, sacamos, aclaramos con agua del grifo y secamos con un paño limpio y el resultado es éste:


Os recuerdo como estaban:


Y, una curiosidad: estos pendientes que compartí en FB para mostrar a una amiga salmantina, no son charros, son de Izmir, Turquía.


y, aunque, a primera vista, parezcan salmantinos, no lo son. Mirad la diferencia entre estos y unos charros:


Espero que este tutorial (el primero que pongo ne este blog) os sea útil. Ya me contaréis, si lo probáis, qué tal os va


Si te gusta lo que ves, contacta con nosotros, seguro que podemos hacerte feliz
Las obras están bajo licencia Creative Commons y Creative People
Si te apetece, deja un comentario, me encantará conocer tu opinión, pero, por favor, intenta escribir sin abreviaturas ni contracciones, será más fácil entendernos. Gracias

2 comentarios:

 
Cíclopeamano © 2013 |
//